Barba Verde

Blog personal de Javier Galán

Alcalá de Henares y sus Cosas.

El zorro guardando las gallinas: el Alcalde Bello y el PP de Alcalá desean dar el Albergue Animal a una DESRATIZADORA.

Escrito por barbaverde 14-06-2014 en Ecologia. Comentarios (1)

 Por tod@s es bien sabido que la época veraniega es la mejor en política para meter con calzador todas aquellas cuestiones turbias e impopulares que no tienen explicación ninguna ante la ciudadanía, salvo que ocurran ataques repentinos de sinceridad y se admita que el bolsillo del legislador de turno tenía que llenarse. Este mes de junio de 2014 se presentaba con los astros de la vergüenza política especialmente alineados: Mundial de fútbol, abdicación real, calorcito veraniego,... A pesar de las limitaciones intelectuales que tod@ alcalaín@ reconoce a quienes nos gobiernan en lo local, Javier Bello y sus secuaces no son ajenos a esta situación y ya andan deprisa y corriendo con el calzador político de aquí para allá, por si es el último verano en el que gobiernan, dejar la saca particular llena y la ideología neoliberal bien enquistada, que haya que raspar para sacarla.

 Como ya expuse en el primer post, el ayuntamiento ya ha aprobado un plan de ajuste económico que pretende tenernos subyugados hasta 2032 (recuerdo que el Pleno lo rechazó, pero la democracia mariana ha hecho posible que el pleno valga más para limpiar deposiciones que como órgano de voluntad del pueblo y fue aprobado en la Junta de Gobierno, en la que solo está el equipo del alcalde). El segundo caso que trato hoy aquí no es tan político y habrá quien piense que no es tan importante porque su consecuencia económica es hasta favorable para las arcas municipales: la protección animal, o mejor dicho, su falta de ella. El caso de la gestión del Centro Integral Municipal de Protección Animal (CIMPA) está a la misma altura que el problema del presupuesto municipal: se trata, una vez más, de poner la pasta por delante del bien común y el servicio ciudadano, aprovechando aquello de que más de un cuarto de la ciudad está buscando cómo comer algo mañana. Además, no debería extrañarle a nadie si mañana aparece en la prensa que el asunto de la protección animal en Alcalá se ha visto salpicado por un asunto de corrupción o cohecho relacionado con procentajes de dinero negro que van y vienen por debajo de la mesa de Marcelo Isoldi (concejal de Medio Ambiente) o Javier Bello (Alcalde no electo de Alcalá).

 La oscura y triste historia de la protección animal comienza años ha con la fundación/empresa CANADD. Un día, mentes malpensantes de esas que aman a los animales y no se fían de las empresas que ganan dinero público para cuidarlos, se dieron cuenta (vaya por Dios, qué mala suerte) de que el CIMPAl de Alcalá de Henares tenía muy pocos perros, realizaba muy pocas actuaciones con los animales callejeros o abandonados de la ciudad y, sin saber muy bien por qué, los pobres animales que acababan en sus manos a veces desaparecían y morían repentinamente (reportajes fotográficos incluídos, no aptos para personas sensibles), los animales que se adoptaban tenían enfermedades no tratadas,... También se dieron cuenta esos porfiadores ecologistas que los que dirigen o dirigieron dicha empresa empezaban a tener que usar cinturones cada vez más grandes y bolsillos reforzados en sus pantalones, - el peso del oro de Judás pesa bastante - . En 2012 las cifras fueron escandalosas: 50% de los perros que entraron en el centro fueron sacrificados, y el 75% de los gatos también. Actualmente tiene apenas una veintena de perros para adoptar, cuando protectoras como ANAA sobrepasan la centena en lugares con mucha menos población y menos animales abandonados. Nada más que añadir, Señoría. La ciudadanía malpensante de sus políticos en Alcalá crea entonces una Plataforma de protección Animal en la que se unen grupos ecologistas, animalistas, veterinarios, partidos políticos y ciudadanos individuales (en la que están en un principio Los Verdes y de la que se les echa después de descubrir que uno de sus dirigentes en Alcalá era un socio fundador de la misma, olé sus huevos) y exigen al entonces gobierno de Bartolo I el Decadente que se rescinda el contrato con ellos. En 2013, gobernando ya Bello ¿quién te eligió?, se reúnen más de 8000 firmas para acabar con el animalicidio y, tras varias reuniones, se consigue el próposito y a los nazis antianimales de CANADD se les comunica que de Alcalá ya no se chupa del bote mientras se matan perros y gatos. Todo parecía brillar en pos de la recuperación de la antigua perrera municipal como centro de calidad y protección de animales. Pero cuando hay gaviotas peperas rondando asuntos en los que se maneja dinero público uno nunca debe celebrar las cosas que están por llegar (y firmar).

 El ¿excelentísimo? ayuntamiento saca a concurso la gestión del CIMPA, con un pliego de condiciones que, inicialmente, sólo favorece que CANADD pueda presentarse de nuevo, ganarlo y seguir con el holocausto animal a cuenta del ciudadano -se ponía como prioridad, que el ofertante trabajase con discapacitados, asunto principal de CANADD y que tiene mucho que ver con la protección animal, claro - . Los indignados vecinos de Alcalá reunidos en la Plataforma, haciendo gala de una épica constancia del deber ciudadano, protestan y se manifiestan y consiguen que la cosa se cancele y se saque de nuevo a concurso la cuestión. Otra victoria ciudadana más, pero el cajón de la ideología neoliberal -esa que niegan tener, pero que practican como nadie- en el PP tiene muchos compartimentos, a cual más terrorífico. En la nueva oferta pública para gestionar el CIMPA se dan como condiciones que el proyecto no debe superar los 120.000€ (CANADD se llevaba algo más de 150.000€ por llevar a cabo su ¿labor social? y todavía decía que no le llegaba). Se presentan cuatro candidaturas para obtener la gestión: dos veterinarias con un proyecto propio cada una y que se ajustan al presupuesto y, por increíble que parezca, una empresa dedicada a evento de CAZA y otra dedicada a la DESRATIZACIÓN: lo que viene siendo la protección animal en estado puro -la del homo Tabernarius, claro-. La Plataforma se pone en movimiento, ya que la oferta de la desratizadora es de 66.000€ (no llega ni para el pienso necesario) y su colaboración, según su propio proyecto, es la colaboración desinteresada. El ayuntamiento no sólo hace caso omiso a la Plataforma en su petición de información, sino que es un medio local, Portal Local, quien publica que es seguro que será la desratizadora la que gestione el CIMPA y que será, una vez más, la Junta de Gobierno quien lo decida (esa Junta que podría tener un Yunque y unas Flechas en la mesa, porque decide igual que en tiempos fascistas).
 Asunto aparte merece la vergonzosa actuación de los Verdes del Corredor en su grupo local, -que además actualmente está intentando parasitar los círculos de PODEMOS, a ver si pescan algo, y de lo que deberían andarse con ojo allí, ya que algún que otro de sus miembros anda metido en juicios por corrupción política junto al PP de Alcalá-. Su respuesta ante el anuncio de la desratizadora la podemos leer en los comentarios bajo la noticia en Digital Complutense escritos por Juan antonio Camargo, uno de los líderes de los Verdes de Alcalá. Menos mal que ya existen Equo y PACMA para hacer ecologismo político de verdad, porque Los Verdes ya han demostrado que sólo tenían ese nombre por el color de los billetitos frescos.
 La cuestión aún no se ha cerrado, por supuesto, pero dependerá, como siempre, de lo que l@s alcalaín@s decidan luchar por ello -esperemos que mucho-. ¿La próxima lucha? el próximo domingo 29 de junio a las 19:30 en la Plaza de la Juventud. Mientras tanto, CANADD sigue en su sitio.

 

Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Alcalá, ¿alguien va a hacer oposición?

Escrito por barbaverde 10-06-2014 en Plenos del Ayuntamiento. Comentarios (0)

El Pleno del ayuntamiento de Alcalá de Henares de hoy, 9 de junio de 2014, era uno de los más importantes del año, si no el que más. Se debatía y votaba, ni más ni menos, que un Plan de Ajuste económico que debía conducir a la ciudad a la senda del saneamiento de las cuentas públicas, eso sí, en 2032 según la propuesta presentada por el PP. La votación, en la práctica, de poco iba a servir, el PP la perdería pero su jefe Mariano ya les había echado un cable cambiando las leyes “democráticas” para que la Junta de Gobierno de la ciudad, -en la que el PP ejerce su poder absoluto al margen de la voluntad popular- podrá hacer y deshacer lo que le plazca.

Como es costumbre en el PP de Alcalá y su concepto de la democracia, el pleno se convocó a las 9 de la mañana de un lunes, por si la ciudadanía estaba interesada en acudir, ponerselo “fácil”. A pesar de ello, me sorprendió ver allí a bastantes vecinos espectantes, ya fuese porque se habían caído de la cama o porque, simplemente, andan en paro y se dedican al sano deber cívico del control a sus representantes, en tanto en cuanto suena la flauta de una nueva oportunidad para ser explotados y tener ingresos. La recompensa para todos nosotros, desvelados y parados, fue el disfrute gratuíto de una tragicomedia digna de degustar, si no fuera porque lo que allí se decidía era el futuro de la ciudad y sus vecinos y vecinas en las próximas décadas y resultó que nadie estaba interesado en ello.

La puesta en escena comenzó con un entremés insulso y vacío de apenas unos minutos. En primer lugar tomó la palabra el representante de España2000; ese grupo neonazi al que últimamente le gusta presentarse con el eufemismo “socialpatriota”, pero del que es difícil olvidar sus muestras públicas de esvásticas, cabezas rapadas y hitlerianos en sus marchas “cívicas”. Me interesaba personalmente ver cómo se desarrollaba su actuación debido al victimismo que profesan ultimante acerca de que nadie les hace caso en los plenos -y con el que intentan burdamente que alguien vuelva a creerse que harán algo si salen elegidos de nuevo, ya que van a pasar cuatro años sin sacar adelante ni una sola propuesta, eso sí, los más de 72.000€ público han entrado puntualmente en la cuenta de Ripoll-. La verdad, sea por boicot o no, la actuación de Rafael Ripoll tampoco posibilita que nadie pueda “hacerles caso”. Me explico: su propuesta estrella para atajar los problemas económicos de la ciudad pasa, como él mismo expuso, por la “gran idea” de eliminar la ayuda a la cooperación internacional como eje central. Se le debe olvidar que esta ayuda no sólo no supone ningún gasto a tener en cuenta en las arcas públicas, sino que debería ser mayor. Pero claro, la consecuencia de basar tu discurso únicamente en la xenofobia es que, cuando los extranjeros empiezan a marcharse y nada mejora, la única salida que te queda es echarle la culpa a los extranjeros que ni siquiera han llegado a España. Y ya está, esto es todo en la ultraderecha amigos, brillante, la próxima vez lo mismo hasta se lee la propuesta que le presentan y habla de algo.

Después entró en escena Anselmo Avendaño, de UPyD, antiguo “amante político” del PP y ahora despechado por ver que, tras pactar con ellos, les trataban como todo el mundo sabía que les tratarían. Ya dice el proverbio castellano: “prometer hasta...”. Felizmente para los vecinos allí presentes Avendaño demostró que, al menos, se había leído la propuesta del PP. Expuso la gravedad de aprobar un plan que llevará a la decadencia de Alcalá hasta 2032 y propuso medidas de ahorro un poco más sensatas, como dejar de pagar millonadas a la prensa concertada o eliminar las prebendas que mantienen las redes clientelares entre Bello y algunos grupos de funcionarios, heredadas de Bartolo I “el Decadente” -esto último le está costando a UPyD un buen fajo de votos que está pescando su hermano gemelo, Ciudadanos-. Avendaño sacó a la luz capítulos absurdos del plan de reajuste económico y el peligro que conlleva éste de una subida de impuestos unida a una subida de las tarifas de los servicios públicos. Líbrenme los dioses de aplaudir a alguien de UPyD pero, después del esperpento de la actuación de Ripoll, la cosa se ponía interesante y parecía que iba a hablarse realmente del tema, (¡¡cuán equivocado estaba!!).

Tras el inicio real del debate por parte de UPyD, le tocó el turno de monólogo a la concejala de Izquierda Unida, Pilar Fernández; avezada representante de la izquierda alcalaína y especialista en esconder los principios ideológicos que dice defender cuando la toca decidir si quiere un alcalde de derechas o no para Alcalá. El pleno, en teoría, debía ser un debate sobre cómo hacer frente a la ruina municipal y proponer alternativas al modelo que proponía el PP. Sin embargo, al igual que su “socio en la abstención activa”, Rafael Ripoll, Pilar Fernández daba la impresión de que tampoco se había molestado en leer la propuesta, aunque dejó bastante claro que no fue por vagueza: es que no le interesaba el tema, sencillamente. Me explico: comenzó su exposición atacando a UPyD al que echó en cara pactar con el PP hasta 2012 (ya sé que suena hipócrita dada su situación actual, pero yo cuento lo que hubo). Acto seguido, como le sobraba tiempo de los 10 minutos que tenía, comenzó por arrojarse para sí misma los “brillantes” resultados electorales de su formación en Alcalá en las elecciones europeas y no tuvo inconveniente en afirmar que esos resultados eran los que la legitimaban para afirmar que su formación en Alcalá era la única que estaba haciendo las cosas correctamente. Eso sí, la memoria de la señóra Fernández no debe llegar muy lejos, pues se le olvidó señalar que su formación ha pasado a ser la cuarta fuerza política en Alcalá tras el repaso que le ha dado Podemos (uy! El coco!); y que sus “brillantes” resultados en Alcalá, cuando se unen a los de los demás partidos, muestran que una candidatura unitaria de Podemos con formaciones como Equo -cuyos resultados no les permiten entrar por sí solos, pero que suman lo suficiente para ganar un concejal más-, que podría incluso hacer peligrar la existencia como grupo político propio en el ayuntamiento a IU dado que el plano de la izquierda tiene un nuevo actor real al que votar que no está manchado de “pactos oscuros” con la derecha y la ultraderecha alcalaína. Sea como fuere, el discurso de Pilar Fernández más parecía un mitín de campaña nacional que otra cosa, hasta costó un buen rato que pronunciase la palabra “Alcalá”, eso sí, se dedicó a echar en cara una y otra vez los desmanes del PP y del PSOE a nivel nacional. Reconozco que esto me dejó un poco descolocado, ya que esperaba que IU presentase su alternativa para sanear las cuentas municipales, sin embargo esta actitud tendría su explicación más tarde.

Finalmente, cuando apenas le quedaban unos minutos, Fernández decidió presentar alguna propuesta alternativa: la remunicipalización de los servicios públicos, aunque no debían ser todos, puesto que los dos más importantes, según citó, fueron Alcalá Desarrollo y la gestión pública de la Ciudad Deportiva -de una necesidad supina hoy en día-; y, eso sí, también criticó la bajada de salario a los empleados públicos por parte de Rajoy, que debe ser que estaba allí escuchando escondido tras un falso muro. Tampoco extrañaría dado el historial de “valentía” del presidente.

Como anécdota a la intervención, decir que los concejales de IU llevaban una camiseta con una bandera republicana dibujada en ella. Esto debe atender a lo que anteriormente expuse de que a la Izquierda Unida de Pilar Fernández (porque es suya y de nadie más, que quede claro) le gusta presentarse como defensora de unos principios de izquierda, aunque después en su actuación su republicanismo parezca más el de la CEDA de los años treinta.

En el acto siguiente saltó a escena Javier Rodríguez, portavoz del PSOE. Su actuación puede resumirse en los términos insulsa y falto de inteligencia política. Como primera fuerza de la oposición, se esperaba que se esforzara en desmontar y desquebrajar los argumentos y las propuestas que el PP presentaba en su proyecto y, a su vez, presentara su propio plan de ajuste económico para la ciudad. Sin embargo, Rodríguez no pudo distraer su mirada del capote que le había servido Pilar Fernández atacando al PSOE a nivel nacional y centró sus esfuerzos en contestar a la portavoz de IU, mientras la ciudad y sus problemas se le iban evaporando de la mente. La extraña actuación de Pilar Fernández comenzaba a cobrar sentido en este teatro de variedades grotescas. Para cuando Javier Rodríguez quiso centrarse en el tema, demostró que al menos habían preparado el Pleno y presentaron todas las argumentaciones coherentes para negarse al Plan presentado por el PP: subida de impuestos, subida de tasas, subida de facto del IBI escondida en una congelación, eliminación de servicios municipales básicos,... e incluso llegó a proponer alguna alternativa como el cobro del IBI a la iglesia. Sin embargo, la atracción hacia el combate electoralista con IU fue superior a sus fuerzas y acabó por volver a arremeter contra ellos y olvidarse de Alcalá.

La primera ronda de actuaciones de la oposición terminaba y allí estabamos los vecinos, ojipláticos, junto a un PP al que le tocaba el turno de actuación y que no sé muy bien ni por qué se molestó ya que casi ni se les había mentado nada del Plan que presentaban. A pesar de ello, la actuación de Marta Viñuelas puso de manifiesto una vez más el gusto del PP por tergiversar el lenguaje y llevar a la práctica aquello que dijo el nazi Göbbels de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad, mientras alegaba -con palabras más elegantes y ladinas que las mías- que ellos no iban a subir impuestos, sino que iban a refinanciarse a través del bolsillo de los vecinos -lo que viene siendo un atraco en diferido-. Su actuación no hubiera tenido mucho interés de no ser por un detalle: como era de esperar, Viñuelas atacó a sus rivales políticos -al margen de España2000, quizá porque aún nadie sabe si es un rival político o alguien que pasaba por allí y le tocó cobrar un sueldo-. Que si el PSOE debería mirarse la pérdida de votos en Alcalá (debe ser que el PP no los perdió, solo se los guardó para otra vez), que si los 6000€ de la comilona de UPyD,... pero, al llegarle el turno a Izquierda Unida, Viñuelas más bien sacó el látigo de terciopelo y le expetó un ligero lamento que Izquierda Unida, sólo por esta vez, no se muestre tan responsable con el gobierno de la ciudad como otras veces. No llegó a guiñarle el ojo a Pilar Fernández, pero tampoco es que hiciera falta. Todos los allí presentes sabíamos que el hecho de que se fuese a rechazar la propuesta en el Pleno no iba a impedir que se aprobase en la Junta de Gobierno, por lo que la responsabilidad de IU no tenía importancia en su idilio secreto (al menos ellos creen que es secreto).

Acabada la primera ronda de actuaciones, tocó darle de nuevo al carrusel y comenzar un bis con España2000 de nuevo como telonero barato. Como en la primera actuación nadie le había echo caso, España2000 lanzó su habitual cebo al PP y llegó a insinuar que, dentro de lo que cabe, el plan era el mejor que había y que lo apoyaría si cambiaba un par de cosillas, pero que había que tener en cuenta que nos encontrábamos en una situación de colonia o país invadido. Yo estuve buscando a las tropas invasoras alrededor, por si hubiera que resucitar al Cid o algo, pero lo único que encontré fue una democracia parasitada por chupasangres al más puro estilo Made in Spain.

La segunda actuación de UPyD esta vez fue más decepcionante que la primera. Tenían menos tiempo, pero Avendaño lo empleo en responder a las críticas de IU y del PSOE hacia ellos y dejar claro su oposición a cualquier modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Quizá se había equivocado de papeles, quien sabe... el caso es que, por si no era suficiente, ya toda la oposición en pleno se enzarzaba en una trifulca entre ellos mientras en la bancada popular disfrutaban del espectáculo.

De nuevo fue el turno de Pilar Fernández, en representación de Izquierda Unidad, y no pude por más que acordarme de aquel sensacional titular del blog Código 288 en el que clamaban Pilar Fernández, di algo de izquierdas. Necio de mí por esperarlo. Su par de minutos discurrió atacando de nuevo al PSOE y a UPyD y poniendose medallitas propias por el trabajo de otros/as compañeros/as en otros lugares del país. Ya quedaba claro el por qué de su primera intervención: Pilar Fernández había ido al pleno a dejar clarito que le importaba un pimiento morrón lo que sucediera en Alcalá hasta mayo de 2015, donde debía ser coronada reina de la ciudad (eso sí, republicana) al conseguir alcanzar al PSOE en las urnas y ser proclamada alcaldesa. Claro que tampoco se le olvidó que lo mismo la mayoría absoluta no estaba tan disponible y le indicó al PSOE que “no quiero crear enfrentamientos con el PSOE, porque en 2015 deberemos gobernar juntos”. ¿Y de la respuesta al PP y su intervención por parte de Izquierda Unida qué? Pues eso, vayan ustedes más arriba -a la intervención de Viñuelas- y descubrirán que Pilar Fernández sigue la máxima de que si alguien no te ataca, no es de buena educación atacarle a él, muy educada ella.

El PSOE agotó sus intervenciones con un furibundo ataque a IU y su apoyo al gobierno del PP que iba a provocar que el Plan de ajuste económico saliese adelante en la Junta de Gobierno, porque Pilar Fernández decidió que los sillones del poder los ocupase el PP en lugar de una coalición, mientras esperaba 2015 y nos obligaba a los demás a esperar con ella. No le faltaba razón a Javier Rodríguez en ello, pero de nuevo demostró su falta de visión política y mordió el cebo que Pilar Fernández le había puesto de parte de Javier Bello. Del Plan y de la ciudad seguía sin hablarse en serio.

Terminó la sesión de esta tragicomedia esperpéntica de apenas una hora con la voz de Marta Viñuelas, mientras leía alguna que otra cosa con la dicción y la destreza de un colegial que recita capítulos de la Biblia durante su primera comunión que ni entiende ni le interesa. Da gusto ver cómo los políticos que gobiernan la ciudad de las artes y las letras son personas preparadas intelectualmente y muy capaces en el arte de la lectura en público (es con sarcasmo Marta Viñuelas, para que lo entiendas cuando lo leas). Eso sí, terminó adviertiendo a su socio de gobierno en la abstención, Izquierda Unida, que tuviera cuidadito con dar un giro bolivariano a su discurso, aunque nadie allí supo a qué parte del discurso de la coalición de izquierdas se refería.

Y esto es todo vecinos y vecinas, sé que he sido sarcástico e insultante. Pero ya que los políticos que nos representan actualmente nos toman a risa, tampoco les voy a hacer el feo de no devolverles ese esfuerzo. Espero que para la próxima actuación que nos den en el Teatro “El Ayuntamiento”, nos deleiten con un Drama, más acorde con la situación real de la ciudad, que con la comedia que viven en sus burbujas de más de 70.000€ al año en las que se esconden.